lunes, 28 de abril de 2008

Vancouver

¡Por fin llego el viernes! Esperaba a Carlos en casa...dieron las 6 y para el coche....

...nos fuimos a Vancouver, hacia una tarde espectacular. El viaje no fue muy largo aproximadamente 3 horas, sin contar la aduana.

En la frontera, estuvimos esperando en una fila durante 30 minutos, después nos hicieron ir a las oficina ha hacernos de nuevo el interrogatorio y sellarnos el pasaporte. Después de la llegada a Seattle, esto era un juego de niños.

El hotel donde nos quedamos era pequeño, recién reformado, bien decorado y sobre todo muy bien situado. Estábamos en el centro de la ciudad.

En cuanto dejamos la maleta en la habitación, nos fuimos a cenar a una zona que nos recomendaron en recepción, Yaletown. Cenamos en un restaurante que se llama Capone's Restaurant & Live Jazz Club, donde tenían música en directo. El local estaba genial, velitas, jazz, buena comida...perfecto.
A la mañana siguiente, Carlos me organizó el tour, ya que él ya conocía la ciudad. Primero, fuimos a desayunar a la misma zona donde habíamos estado la noche anterior. Carlos se había fijado en un sitio donde podríamos desayunar pancakes, por que a mi se me habían antojado y además tomarlo con sirope de arce. Estaban de muerte...ya no comí en todo el día. Puede dar fe, Carlos.

A continuación nos fuimos a Chinatown, es una zona donde están exclusivamente los chinos con sus tiendas de alimentación, restaurantes,... pero cual fue nuestra sorpresa que había una manifestación de la población china en contra de los medios de comunicación como la CNN, la cual, según ellos, miente sobre la situación actual con el Tibet. Además, reclamaban la continuidad de los Juegos Olímpicos.

video


Nos acordamos un montón de mis cuñados, Manolo y Leyla, cuando pasamos al lado de la tienda que está a la derecha, porque hace un par de semanas estuvieron en China. Nos comentaron que les gusto, pero sobre todo lo que más les desagrado fue el olor, mas en concreto el de un pueblo pesquero, porque olía muy fuerte a pescado. El olor a pescado seco huele fatal o por lo menos fortísimo.



Estuvimos paseando durante todo el día, disfrutando del buen tiempo y de la ciudad. Compramos alguna que otra cosa, sobre todo artesanía local. Me recordaba a mis padres cuando estábamos viviendo en México.

Al caer la tarde, decidimos volver al hotel para descansar un rato, y luego salir a cenar y dar un os cuantos pasos de baile... en lugar de eso, caí rendida hasta el día siguiente. Menos mal que habíamos salido un poco la noche anterior.

A la mañana siguiente, decidimos ir a desayunar a otro sitio que a Carlos le apetecía, quería desayunar un "pain au chocolat" y fuimos a Boulangerie La Parisienne....pero cual nuestra sorpresa que no había su bollo preferido. Así que tomamos un "croissant", pero ni cruasán ni na. Eso era puro hojaldre. Pero bueno, el viaje no iba a ser todo perfecto.

El día amaneció lluvioso, pretendíamos alquilar unas bicicletas para recorrer el Stanley Park, es un bosque que esta al lado de la ciudad. Lo recorrimos en coche, otra forma de visitarlo, sin hacer tanto ejercicio, y sobre todo sin empaparnos.




De aquí, nos fuimos a otro parque Capilano Bridge, donde nos explicaron como se había construido el puente y a lo que se dedicaban en esa zona, principalmente a la madera.

Al principio, como todo el continente americano, había, como lo llaman ellos, nativos americanos /canadienses, los cuales se mantuvieron allí hasta que llegó el hombre blanco con la industria maderera.












El mismo que decidió que existiera Stanley Park, un concejal de finales del s.XIX, Sr. Stanley, quiso que esa zona se debería de mantener tal y como está y protegerla.

Y crearon ese centro recreativo.

Me encanto el estar en contacto con la naturaleza y que el hombre a veces, tuviera la sabiduría de no seguir adelante con sus objetivos económicos por un bien común.

El viaje llegaba su fin, dado que de aquí nos teníamos que volver a EE.UU. Además, no queríamos llegar muy tarde por si llegábamos de día para poder ver los campos de tulipanes...pero eso es otra historia, que ya os la contaré otro día. Por hoy ya esta bien.


martes, 22 de abril de 2008

Paseo por la Biblioteca

Los domingos procuramos darnos un paseo por la ciudad, uno de ellos nos acercamos a la Biblioteca Pública. Me encanto.

Es un edificio impresionante, su arquitectura, su construcción es singular ya que tiene muchísima luminosidad y es muy amplia.

Lo que más me sorprendió, la cantidad de gente que da uso a la Biblioteca, pero cualquier día, porque volví con la Academia a escuchar un par de narraciones de miedo para adultos, y estaba llena.

Por dentro, es muy colorida las escaleras mecánicas tienen una luz neón amarilla, un entrepiso rojo... me recordaba al hotel Puerta de América de Madrid. Si no habéis estado os lo recomiendo.

Esta Biblioteca es nueva, además decidieron que fuera publica en una votación en noviembre de 1998, "Biblioteca para todos".

Los arquitectos son de una firma alemana, Office for Metropolitan Architects (OMA), trabajaron conjuntamente con otra de Seattle, LMN Architects.















Uno de los arquitectos de OMA se enteró por casualidad, porque vino a vistar a su madre. Esta empresa no había sido convocada al concurso, pero como estaban muy interesados en ello, se presentaron y, finalmente, lo ganaron.


El prepuesto fue alto, como todas estas cosas, pero parte de la financiación fue por una donación de Billy Gates, Microsoft.

La Biblioteca tiene diez alturas. La principal parte del edificio es que está diseñado en forma espiral, vas bajando las diferentes secciones y pisos andando en espiral, pudiendo ver todos los libros y los tienes a tu disposición.

Tienen una zona exclusivamente para ordenadores, hay 400 ordenadores que puedes utilizar. Además hay WIFI gratuito, con lo cual puede llevarte tu portátil y conectarte sin ningún problema.

En en centro del edificio, hay un auditorio que se llama Microsoft Auditorium a nivel de calle, hay un "Living Room" en la tercera planta que es un espacio diseñado para los lectores en la última planta se tienen unas vistas de la Bahía de Elliott.

Hay una sección donde encuentras publicaciones internacionales ... entre ellas vi el ¡HOLA! (me puse al día, aunque la revista tenía quince días) Recordaba las tertulias de los miércoles por mañana en la oficina.

La verdad que todo me sorpredió muchísimo, pero unas de las cosas más curiosas para mí, entre otras, es la cantidad de homeless que leen en la Biblioteca.

lunes, 21 de abril de 2008

Organizando viajes

Comienzan los días a ser rutina, y me niego. Como me encargo de organizar los fines de semana, pues ya los tenemos todos ocupados hasta junio, por el momento... entre que nos vamos el próximo a Vancouver, viene Ana, nos vamos a las Vegas y llega mi hermana Celia con Nandi. Esta todo ocupado hasta el 8 de junio. ¿Qué os parece?

Sabéis que nos encanta viajar, las aventuras... y hasta ahora no podíamos, siempre estábamos achuchaditos de dinero, pero nos vamos a desquitar. ¡Qué se prepare América que allí estamos!

Espero que el próximo finde nos haga bueno en Vancouver, por que el pasado en Seattle, fue como el de Madrid...nieve, granizo, lluvia y frío, mucho frío. Por lo tanto, no hicimos nada en especial, el tiempo no acompañaba. Yo tenía pensado ir al Festival de Tulipanes, les hacen la competencia a Holanda, porque son campos y campos de tulipanes, pero con la que caía, no íbamos a disfrutar del día ni ver un tulipán rígido.

Lo que si hicimos fue una barbacoa en nuestros apartamentos, nos invitaba una pareja de españoles que se vuelven a su casita, son compañeros de Carlos. Nos invitaron a una comilona americana... hamburguesas, perritos calientes, y unas costillas exquisitas. (Carol y Celia como las que os gustan)

Donde vivimos hay 4 bloques, cada uno de ellos tiene gimnasio, salas de lectura y ordenador, y otras salas de reunión o para comer u organizar alguna fiesta. En una de ellas tiene una barbacoa, pero que es de gas y se cierra... no es como lo que estamos acostumbrados. Estuvo muy bien.







martes, 15 de abril de 2008

Llevo un mes en Seattle

Madre mía como se pasa el tiempo... ha sido un mes de lo más intenso. No hemos parado.

Tengo sensaciones contradictorias, unos momentos estoy fenomenal porque estoy descubriendo un nuevo mundo y otras me falta gente a quien contárselas en ese momento.

A veces aparece la nostalgia y me viene los recuerdos como cuando quede por última vez con mi hermana Carol y Curro... las sorpresas que recibí de mis amigos, sobrinos y hermanas/os, no tengo fotos de todos esos momentos, pero los recuerdo con mucha nitidez:


Los sobrinos que echo de menos:


los que no veo crecer...



y de aquellos que no tengo fotos, porque no me mandan ni una sus papis...

A mis papis les echo muchísimo de menos, pero gracias al Skype podemos hablar y vernos a menudo (casi todos los días)

Os doy las gracias a todos por haberme escrito, haberme leído, pensar en mi...por estar siempre a mi lado.

lunes, 14 de abril de 2008

Oprah Gail Winfrey

Desde hace tiempo me apetecía conocer algo más de Oprah Gail Winfrey, además de ser una famosa periodista estadounidense, que ha ganado en varias ocasiones premios Emmy por su programa The Oprah Winfrey Show, el más visto en la historia de la televisión americana. Y ser una influyente crítica de libros, una actriz nominada a los Oscars, y es la editora de su propia revista. ¿Os recuerda la portada a otra española?

He estado leyendo algo sobre ella, comenta la revista Forbes, que ha sido la persona afroamericana más rica del siglo XX y la única de raza negra del mundo en poseer más de mil millones de dólares durante tres años consecutivos. La mujer más poderosa del año 2005, que cobra 260 millones de dólares al año.

La revista Life la posiciono como la mujer más influyente de su generación y la revista Time la ha nombrado como una de las cuatro personas que han dado forma al siglo XX y el inicio del siglo XXI. En el 2005, la revista Business Week la clasificó como la más grande filántropa de raza negra en la historia de los EE.UU.

Os preguntareis porque Cristina os cuenta todo esto... tiene su porqué. A veces las tardes se me hacen un poco largas, ya que a veces Carlos no llega temprano y/o no tengo muchos deberes. Le sugerí que, para que yo siguiera oyendo conversaciones en inglés y no me aburriera mucho, contratáramos la televisión por cable, dado que es la única manera de ver televisión. Además, tenía una enorme expectación por ver el programa de Oprah.
Pues nada lo contrató y a los dos días nos llego el cable, lo instalé, pero la imagen no era nítida. Espere a que llegara Carlos y lo solucionara, por si acaso yo no lo había conectado correctamente. En cuanto lo vio dijo: "No te preocupes que yo lo soluciono". Es verdad que él es un manitas, no tengo queja.
Se pone a desarmarla, toca por aquí, toca por allá, lo cierra y cual es nuestra sorpresa, que la tele no se enciende, se ha "roto". Carlos intentando darme explicaciones:"Pero si no he hecho nada, sólo he tocado la entrada de la entena".

Ahora tengo un estupendo televisor que me sirve como balda para mi gitana del alma y el avión de mi señor esposo. Ah! y un cable maravilloso.

Por el momento, me he quedado sin ver a Oprah.

domingo, 13 de abril de 2008

Dalai Lama

Ayer hizo un día espectacular, no había ni una nube, un sol esplendido, calorcito... Los fines de semana, en principio, los organizo yo y tenía varias alternativas, pero como este fin de semana no teníamos coche, con lo cual se me ocurrió ir a ver al Dalai Lama, que estaba pasando unos días por Seattle, dando conferencias y seminarios. Pero el sábado había una concentración en un estadio de fútbol americano, en el Qwest field.


Parece mentira que no me conozcáis, me encanta conocer a líderes políticos y religiosos. ¿No me fui a Libia con mis compis de la Universidad y conocimos a Muammar al-Gaddafi?
Pues me apetecía oír a Dalai Lama para conocer su pensamiento y saber el porqué mueve a tanta gente. Su mensaje fue dirigido a los educadores, a los padres y a los profesores para que enseñen a los niños la compasión.

Es cierto, que también me atraía verle por el momento político en que se encuentra Tibet con China, pero sobre ese tema no habló, sólo dijo que las guerras eran de otra época.

video

Como socióloga tenía la curiosidad por ver como los americanos organizaban un evento como este y la gente que se acercaría... eramos muy vario pintos.




















Las medidas de seguridad fueron muy grandes, te registraban el bolso y te cacheaban a la entrada. En el campo, había todo tipo de seguridad: policías, agentes del campo, guardaespaldas...
Y así se fue el Dalai Lama (creo que era él).

video

martes, 8 de abril de 2008

Compañeros de clase

Todos los días voy a clase de inglés durante 4 horas a la Academia SLA, está situada en Fremont, es una zona hippie, bastante cultural, es un barrio muy singular. Lo que más me sorprendió es que tienen una estatua de Lennin. Me gustó la idea.

Los compañeros que tengo son de diferentes nacionalidades coreana (Howard, Michael y Daniel), japonesa (Tom) y alemana (Eike).

Por supuesto que ni los coreanos ni el japones se llaman así, pero habitualmente se les "bautiza" con otros nombres, en este caso anglosajones, con pronunciación parecida a la suya, ya que a nosotros nos cuesta mucho pronunciarlo. La verdad es de agradecer, pero podíamos esforzarnos un poco, ¿no? Somos la mar de vagos.

Las clases son muy divertidas la mayoría de las veces, porque ellos las hacen que sean así. Siendo de diferentes culturas e idiomas tienen gran sentido del humor. A veces nos cuesta entendernos, no porque tengamos ideas distintas sino por que el acento nos lo complica. ¡Qué distintos sonidos podemos hacer los humanos!

La Academia realiza un montón de actividades, entre ellas fue la siguiente: una de las profesoras, Laura, nos invitó a su casa para cenar, pudiendo llevar a nuestros respectivos y respectivas. Cada uno de nosotros teníamos que haber preparado algo típico de nuestro país: Kartoffelsalat mit Frikadellen, Soba, Kimbab, Jap-Che, Hoppin´John, Strawberry-Rhubard Pie, hala ya tenéis trabajo para saber lo que es cada cosa... no os lo voy a explicar todo, no me seais vagos.

Sé que falta lo nuestro, llevamos, ¿que podíamos llevar unos españoles?... una tortilla de patata y sangría. ¡¡¡¡NO!!!! que podía ser, .... pues claro papas con mojo y gazpacho (fue un éxito, no es por nada). ¿Cómo no habías caído?

Estuvo fenomenal, tuvimos que explicar como se hacía cada plato, fue divertidísimo:


Me toco empezar a mí primero y expliqué lo que era un gazpacho, mi intención era decir que es una sopa de tomate fría (cold tomato soup), pues nada esa noche la tenía torcida y no hacía más que decirlo mal, las profesoras me decían a coro "cold soup" y yo decía "cooled soap", nada que ver. Un desastre.

Hoy, nos han dicho que nos van a separar en el próximo mes y nos hemos quedado un poco tristes, pero conoceremos a más gente que espero que sean igual de majos.

Gracias chicos por hacerme las mañanas tan amenas.

lunes, 7 de abril de 2008

Papi

Como ya te he contado, hemos vuelto al mercado de al lado de casa. Estuve de nuevo acordándome de tí...
 
¿has visto que moules hay? Y ya no te cuento las patas que hay delante del pescadero. Vuelvo a decir que todo aquí es a lo bestia.

Cuando vengáis, lo compramos y lo hacemos en casita por que aquí no lo saben cocinar:

¿A qué museo he ido nada más llegar?

...os he dejado un ratito para que penseis, os doy más...

¡¡¡¡SIIIIIIIIIIIIIIII!!!! Habéis acertado, ¿cómo lo habéis sabido?

Estuvo muy bien, te explican todo sobre la aeronáutica americana desde sus inicios.
Hay un montón de avioncitos, aquí me gustaría traer a mi padre con sus dos amigos amantes de la aviación. Se tirarían horas mirándolos y explicándonos la historia de cada uno.
A parte de mi marido, no he conocido a nadie como al comandante Juan Castaño y a Antonio Santiago que les guste tanto un avión.
Si te paras a pensar un poco, es increíble cómo puede volar un avión. No me extraña que sea una de las profesiones más arriesgadas.
En el museo, había de todo desde los diferentes trajes que llevaban las azafatas en el s.XX hasta la llegada del hombre a la luna.
Y por supuesto cualquier tipo de avión hasta Air Force One de la época de Kennedy y Nixon:



Y un Concorde... incoherencias de la vida, avión que en EE.UU. no se permitía volar por exceso de ruido: