domingo, 4 de marzo de 2012

Las primeras Navidades con Javier (part3)

La llegada a Madrid fue emocionante porque nos estaban esperando mis papis, mi hermana Carol, mi cuñado Curro y mi sobri Alejandro que aún no le conocía en persona. 



Fue muy entrañable porque a Carol no la achuchaba desde principios de año, porque al quedarme embarazada decidimos no volver a España hasta Navidad. ¡Qué abrazo más bonito y fuerte! A Alex le llevaba su papi y sólo le di un besito para no asustarle pero el me miraba  y se giraba a su madre y me volvía a mirar y volvía a girarse a su madre, no sé si veía que su madre y yo eramos muy parecidas hasta el tono de voz, pero lo más bonito era que cuando me miraba me sonreía como diciendo por fin tía vienes a verme, ya era hora!! , bueno o eso quiero pensar....o eres clavadita a mi mamá!

Javi se portó estupendamente en el viaje de Amsterdam - Madrid y cuando vio a la familia se puso tan contento que no paraba de mover las piernas, para arriba y para abajo como si les reconociera.

Nos fuimos a casa y dejamos todas las maletas y demás para irnos a comer a casa de Carol y Curro un cocido que hizo mi mami... ¡cómo la quiero! Estaba espectacular, como dice mi padre, nos pusimos hasta arriba de sopa, garbanzos... pero Carlos y yo caímos agotados en la mesa y pedimos permiso para echarnos un rato porque entre el cansancio y el estrés del viaje, el jet-lag, el cocido y las emociones de ver a la familia, no podíamos más, estábamos reventados.

Celia y Nandi vinieron a la comida porque estaban preparando su futuro hogar, un loft chulísimo en Boadilla del Monte. Nos estuvieron contando con muchísima ilusión como la estaban decorando, los por menores de cada rincón... ¡qué felices se les ve! Y espero que lo sean por muchos años.

La primera semana estuvimos en Madrid, la cual no fue nada relajada, manteníamos el mismo nivel de estrés. Es cierto que nos lo buscamos, o más bien me lo busco. Medio Madrid quería conocer al peque, me tuve que hacer un Project Time Management. 

Lunes: Dentista y asuntos con la Administración Pública: Seguridad Social, Carnet de conducir. Peluquería, era fundamental porque aquí cuestan una pasta.

Martes: Revisión médica: análisis y ecografía. Visita a los compañeros de trabajo y merienda. Cena con mi Club de los martes

Miércoles: Más visita a compañeros, de nuevo al dentista y cenita con mis Gavilanas (Gracias a todas y en especial a Elena que estaba todo buenísimo).





Jueves: Bautizo y celebración



 
En el que vivimos momentos muy tiernos y echamos de menos a mucha gente.

Viernes: Las Palmas. Otro avión.

Llegamos y el recibimiento fue muy pero muy caluroso, no por la temperatura sino porque nos recibió casi toda la familia Roldán Vázquez, con pancarta incluida. Qué lastima de no tener una foto, pero la fotógrafa de ese momento se puso tan nerviosa que no se acordó de sacar la foto ¿verdad Mariau?

Lo primero que hicimos fue ver a la bisa que ya este año va a cumplir 94. ¡Está estupenda!


Queríamos que conociera a su último bisnieto y que disfrutara de él durante unos minutos, aunque no sé quien disfruto más, creo que Carlos por verles juntos.



El resto de la semana intentamos disfrutar de la familia y amigos lo más que pudimos.

 
 
 


 
 




La verdad es que la semana se nos hizo muy corta, tenemos que ir más tiempo. Te prometo Samira que a tu primo le llevaremos este verano.

Vísperas de Nochevieja volvimos a Madrid. Otro avión.






 

Nos quedaba una semana para hacer más cosas y ver a más gente. Pero caímos los tres malos y nos quedamos encerraditos en casa... me dio muchísimo coraje porque me quede sin ver a mucha gente.

El viaje de vuelta fue muchísimo más relajado tuvimos. La experiencia es un grado. Esta vez fue con Bristish Airways por Londres aunque tuve mis rifirrafes en el control por toda la medicación que llevábamos de Javi, pero como llevábamos las recetas se quedo en una mera anécdota.

1 comentario:

Fatelux dijo...

Tremenda odisea, ni el mismísimo Homero la hubiera imaginado. Me alegro que todo saliera estupendo y nos quedan muchas ganas de veros este año a ver si es posible. Y un viajito a veros a Seattle, pues lo tengo en mi lista de impepinables. Espero que no tenga que esperar a otra misión en Afganistán para poder veros.

Un besote y abrao a todos